CrossFit, el antídoto para la felicidad

Por Mariana Ávila

Editor: María Valencia

 


Todos buscamos tener una vida llena de felicidad, y para lograrlo, el ejercicio es nuestro mejor aliado ya que por medio de este, aumentamos la producción de neurotransmisores, que son esas sustancias que permiten la comunicación de las neuronas en nuestro cerebro, como la adrenalina, la serotonina, la dopamina y las endorfinas.

La alegría, el bienestar, el placer, la relajación y un buen estado de ánimo son el resultado de la liberación de endorfinas; que son pequeñas cadenas protéicas, o neuro-péptidos, producidas en el hipotálamo y la glándula pituitaria, que se liberan por el torrente sanguíneo y médula espinal en cada WOD; esta sustancia química, también conocida como “hormona de la felicidad”, es producida de manera natural por nuestro cuerpo, y funciona como un opiáceo, por el efecto analgésico y esa sensación de bienestar que produce, la buena noticia, mucho más potente y sin el efecto adictivo.

 “Al realizar cualquier actividad física se presenta un aumento de endorfina, a nivel sanguíneo, por varias horas, lo que eleva nuestro “nivel de morfina”; este proceso ayuda a la regularización de la ansiedad, la respiración y la relajación de los músculos tensos o contraídos. Al no realizar actividad física la endorfina disminuye perdiendo su acción analgésica, y esto nos lleva a presentar estrés, depresión y ansiedad.”- Pia Flores, Cirujano dentista.
 


CrossFit = felicidad

Según la ciencia, no todas las actividades físicas tienen el mismo estímulo sobre la generación de endorfinas, a partir de un estudio de European Journal of Applied Physicology and Occupational Physicology se comprobó que la liberación de estas hormonas es mayor cuando el ejercicio es de alta intensidad; y es directamente proporcional el nivel de esfuerzo y duración de la actividad,  "and that's all about CrossFit”.   

La alta concentración del ácido láctico en el cuerpo, consecuencia de la descomposición de la glucosa cuando hay poco oxígeno, altera los receptores de los músculos, “avisándole” a nuestro cerebro por medio de impulsos eléctricos, sí, ese momento en el que creemos que nuestras piernas, antebrazos, hombros, “you name it”, ya no pueden más. Es justo ahí cuando el hipotálamo entra en acción; ordena al cuerpo a bloquear esa sensación de dolor creando sus propios narcóticos, las endorfinas.

No debemos de perder de vista las anandamidas que también forman parte esencial de es “subidón” que tenemos cuando hacemos ejercicio a alta intensidad, esta sustancia tiene un efecto analgésico en el cuerpo, permitiéndonos esforzarnos durante largos periodos sin dolor, de hecho su efecto es muy parecido al que produce la marihuana, sólo que más efectiva.

Todas esas sustancias que libera nuestro cerebro, son la clave del porque nos volvemos “adictos” cuando hacemos CrossFit de forma regular ¿quién no se quiere sentir bien?

“La sensación adictiva, las endorfinas, el estar feliz contigo mismo y orgulloso de lo que acabas de hacer te provoca una sensación de bienestar a la que es muy fácil engancharse, porque te hace ser feliz. Eso es lo que el Crossfit provoca”. -Annie Thorisdottir
 


Las 5 cosas que debemos saber sobre las hormonas de la felicidad:

1.    La liberación de endorfinas es directamente proporcional al nivel del esfuerzo y a la duración del mismo, por lo que, si bien podemos sentirnos mejor tras terminar un WOD intenso y de corta duración, también podremos sentir felicidad si el esfuerzo fue de intensidad moderada pero de larga duración, como en el caso del yoga.

2.    Estas hormonas funcionan además como un analgésico natural, pues su objetivo es reducir el sentimiento de dolor así como la ansiedad, fatiga y el estrés e incluso están asociadas a un sentimiento de euforia.

3.    Las endorfinas liberadas son tan adictivas como la morfina, la heroína y la codeína, pero sin efectos negativos. A medida que pasa el tiempo, necesitas hacer más ejercicio para alcanzar el mismo nivel de euforia y es por eso que siempre queremos más y más del CrossFit.

4.    Además de liberar endorfinas, al hacer ejercicio liberamos serotonina, la cual es una sustancia química que se encarga de inhibir ciertos comportamientos, como por ejemplo: enojo, sueño, agresividad, apetito, entre otros,  dopamina, fíjate una meta  y al lograrla, bienvenida dosis de dopamina, ya que este neurotransmisor esta asociado con las recompensas.

5.    Combinar una actividad física con las relaciones sociales ayuda a estimular aún más  la producción de hormonas de la felicidad. Cuando realizas una actividad con más personas, el nivel de energía es más alto y se liberan más endorfinas, así que ¿qué mejor que una clase de CrossFit para duplicarlas?

 



 

Regresar
Localización