The Yin to my Yang; CrossFit & Yoga

Por Mariana Ávila

Editor: María Valencia

 

A simple vista el CrossFit y el yoga parecen ser como el agua y el aceite, mientras el primero es un entrenamiento de movimientos ejecutados vigorosamente, buscando optimizar la capacidad física y adaptativa del individuo, dejándonos sin aliento;  el segundo se basa en movimientos al ritmo de una respiración lenta y profunda con posiciones y posturas que requieren de concentración, flexibilidad y equilibrio.  

A pesar de esta supuesta incompatibilidad, la mezcla de estas dos actividades es la mejor combinación para tener un excelente rendimiento como atleta.

"Yoga y CrossFit tratan de poner a prueba tus límites físicos y mentales retándote a ir un poco más allá; descubrir de qué eres capaz. Son disciplinas diferentes pero complementarias, que tienen en cuenta el potencial de tu cuerpo, y ambas tienen la virtud de hacer que te muevas del modo para el cual fue diseñado tu cuerpo." – Julie Foucher, en entrevista con Reebok.

Algunas capacidades que podrás desarrollar y mejorar con la práctica de yoga son los siguientes:

  • Flexibilidad

El yoga estira los músculos, los tendones, las articulaciones y los huesos, incluyendo la columna vertebral.

  • Balance corporal

Una práctica fluida de yoga aumenta nuestra propiocepción, que es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos, también desarrollamos el equilibrio corporal, sintiendo donde se encuentra nuestro cuerpo sin necesidad de mirar.

  • Agilidad y coordinación

En yoga mejoramos la coordinación y ya que las posturas se combinan con la respiración y el movimiento.

  • Fuerza

Las posturas del yoga se mantienen durante largos períodos de tiempo, lo que provoca contracciones isométricas de los músculos, generando el aumento del tono y la fuerza muscular.

  • Concentración y foco de entrenamiento 

La práctica del yoga amplía la capacidad de concentración y enfoque, aumentando también la fuerza de voluntad y la confianza en uno mismo y en las propias capacidades.

  • Control de tu respiración

Una de las claves del yoga es la respiración, el ritmo, la frecuencia y la profundidad, con éste manejo de la respiración buscamos equilibrar y reducir el impacto oxidativo del ejercicio, aparte de que representa una herramienta muy poderosa de concentración, relajación y energía positiva.

  • Prevención de lesiones.

Practicar yoga evita traumatismos, ya que al trabajar sobre la totalidad del cuerpo y aumentar la flexibilidad se evitan desgarros, dislocaciones, inflamación de los nervios y fragilidad de las articulaciones.

  • Técnicas de relajación y meditación.

Elimina la rigidez y reduce el estrés producido por la presión de los entrenamientos, pruebas de alto nivel de exigencia y competencias. Además mejora el sueño y tu estado de ánimo, gracias a la práctica del yoga, se aumentan los niveles de serotonina en nuestro cuerpo.

Varios de estos aspectos están íntimamente relacionados con la filosofía y el sistema de entrenamiento del CrossFit, cuyos pilares son; resistencia respiratoria y cardiovascular, fuerza, flexibilidad, agilidad, coordinación, balance, velocidad, estamina, y precisión. Por ésta razón, incluir una sesión de yoga como mínimo una vez a la semana es básico para potencializar tu rendimiento y notar mejoras en tu condición física, convirtiéndote en un atleta más completo y competitivo.

  “El yoga mejora tus rangos de movimiento y tu  movilidad general, disminuyendo el riesgo de lesión y beneficiando aquellos movimientos que requieren de gran amplitud articular como el snatch y el clean & jerk.”– Carlos Ignacio Romero Méndez, entrenador de Halterofilia Distrito CrossFit.

El yoga busca el balance entre el desarrollo de la fuerza y la flexibilidad mediante ciertas posturas que tienen beneficios físicos específicos para tu cuerpo. Las posturas se pueden hacer rápidamente en sucesión, creando calor en el cuerpo a través del movimiento, o más lentamente para aumentar la resistencia y el perfecto alineamiento de la postura.

“Ser flexible y tener buenos patrones de movimiento ayuda a tener mayor velocidad, potencia, nitidez de movimiento y una mayor recuperación”-Sarah Ramsden, instructora de yoga del Manchester United y el Manchester City.

El momento ideal para practicar yoga es en tu día de descanso, ya que aparte de llenarte de vitalidad y regenerar tu energía,  te ayuda a aliviar la tensión muscular provocada, por la intensidad de los entrenamientos en días previos y mejorar tu elasticidad. Recuerda que entre mayor elasticidad menos riesgo de lesiones.

Busca siempre el balance entre los días de entrenamiento y los días de descanso activo.

Regresar
Localización